Carmen Navarro

Corría el año 1973. Cuando los centros de belleza eran aún lugares destinados a solucionar de forma rápida y sin ornamentos los problemas estéticos básicos. Cuando nadie había pensado en ir más allá. En hacer de la belleza una pasión, la máxima calidad y un profundo bienestar. Entonces llegó Carmen Navarro y lo hizo. Con valentía, ilusión y tesón, sus constantes vitales a lo largo de su prolífica carrera, formó a un nutrido equipo de esteticistas como nadie lo había hecho, pidiéndoles una premisa necesaria: que se enamoraran de la belleza y jamás se cansasen de aprender. “Cuando comencé, la belleza no estaba siquiera bien vista. Ni yo misma pensé en mi como emprendedora…” Y hoy, es la número uno. No es una esteticista, porque la palabra se queda inusualmente corta. Es una gurú en su universo con mayúsculas. Si hay alguien que conozca la piel de las mujeres (y de los hombres, que también acuden), esa es ella. “Al cliente hay que dedicarle todo el tiempo, mimos y esfuerzos, es fundamental que se relaje, que disfrute de la experiencia”, suele decir. Y es que precisamente los tratamientos, con Carmen Navarro pasaron de ser eso, tratamientos, a experiencias. A ella le debe el panorama estético el concepto de belleza integral: para sentirse bien por fuera, hay que sentirse bien por dentro. No es de extrañar que por sus manos pasen de manera incondicional, personalidades famosas del más alto nivel: actrices, políticos, modelos, presentadores de televisión, incluso ha contado entre su clientela con miembros de la realeza. ”Yo voy a Carmen” se ha convertido, durante todos estos años, en la expresión beauty de mayor prestigio, algo de lo que sentirse orgulloso. 

Carmen Navarro

Filtros activos

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña