Vanguardia
Facial

Innovación
Corporal

Piel limpia y luminosa, tips para conseguirla

16 / Jul / 2019

Escrito por: Carmen Navarro

Una piel limpia de células muertas, impurezas,  restos de maquillaje, micropartículas procedentes de la contaminación, es un pasaporte a la belleza. La higiene del cutis es un ritual que requiere sus pasos y su tiempo. De hecho, en los países orientales, como Japón o Corea es todo un ritual. De allí proceden muchas de las costumbres que están más en boga, como el multimasking. Y de ellos debemos imitar su hábito de higiene facial. Todo un protocolo que llega a incluir hasta doce pasos.

La piel limpia y luminosa se consigue con buenos hábitos

Piel limpia con hábitos orientales

De hecho, las orientales dan más importancia a una piel limpia y luminosa, radiante, con el poro cerrado, que a un rostro libre de arrugas. En occidente, tendemos a acondicionar el cutis con prisas, saltándonos gestos que son casi, casi, imprescindibles. Aguas micelares, toallitas desmaquillantes, lociones 3 en 1; sin duda herramientas que facilitan la tarea en momentos concretos (viajes, noches largas….), pero que no deben tomarse como una costumbre cotidiana.

Los pasos imprescindibles

A pesar de que hay voces que opinan que el tónico no es necesario, para mi, una higiene básica incluye un desmaquillado a fondo. Comienza con la limpieza de los ojos con un producto que retire todos los restos. De iluminador y sombras con delicadeza (que no sea necesario apretar, tirar ni tirar ); posteriormente, soy partidaria de utilizar una leche limpiadora adecuada al estado de cada epidermis (sensible, grasa, seca,…) y debes retirarlo presionando, no arrastrando. Luego, el tónico se encargará de eliminar los restos de loción y arrastrar los restos que aún permanezcan en el cutis.

El primer paso al bienestar es el diagnóstico

COMIENZA TU VIAJE HACIA LA BELLEZA HOLÍSTICA DESCUBRIENDO LO QUE TU PIEL NECESITA EN ESTE MOMENTO

Descubre otros consejos

Rostro, protección segura del sol

Rostro, protección segura del sol

Necesitamos proteger, por supuesto, pero seamos prácticos y aprovechemos también los primeros instantes de exposición frente al sol para tratar y cuidar de manera paralela la salud de nuestra piel. Por fortuna existen productos para antes, durante y después, incluso...