operación rodillas perfectas

operación rodillas perfectas

Trabajar esta zona es una tarea que requiere constancia y buenos hábitos, pero si los cumplimos, el resultado será muy satisfactorio. Lo primero que debemos recordar es que son varios los aspectos a tener en cuenta.

· Controlar la retención líquidos. Necesitamos estimular el sistema linfático, eliminar toxinas y reducir volumen. No olvides que los cambios hormonales, la genética y el exceso de peso contribuyen a que se produzca. Pero también los malos hábitos como el sedentarismo y la alimentación baja en fibras y proteínas.

· Flacidez a raya. La piel de las rodillas es más fina, sin densidad y con apenas glándulas sebáceas. Por eso es más fácil que aparezca flacidez localizada, incluso arrugas, o engrosamiento como ocurre también en codos y talones. Para combatir la flacidez necesitamos renovar y reforzar el colágeno, tensar y trabajar el descolgamiento de la piel.

· Atacar grasa localizada en la cara interna y externa y mantener la celulitis bajo control. En el caso de las rodillas y al tratarse de una grasa tan focalizada, es clave seguir un protocolo que nos ayude a eliminarla ya que es un tipo de grasa resistente a la dieta y al ejercicio físico.

· Por supuesto, no te olvides de mantenerlas hidratadas y de emplear cosmética adecuada y protección solar. Si lo acompañas, además, de un estilo de vida saludable, en cuanto a deporte y alimentación, habrás conseguido esas rodillas con las que siempre has soñado.

¿CÓMO LO CONSEGUIMOS?

Con una acción global en la que combinamos, dos sesiones de LPG con el fin de drenar y reactivar la circulación sanguínea. A continuación con 3 sesiones de ADIPOLOPOGIE,  aportamos firmeza desde el interior compactando el tejido consiguiendo ultrafirmeza y definición, y finalizamos con 6 de Q-SCULPTOR, incrementando la densidad muscular, fortaleciendo y reduciendo grasa localizada.

sesiones de LPG para unas rodillas perfectas

Las sesiones LPG drenan, reafirman y remodelan.

¿Qué conseguimos con este trabajo global?

Mejoramos la textura y el tono de la piel, revitalizamos y estimulamos la renovación celular. De manera paralela trabajamos la elasticidad y los signos de envejecimiento así como la sequedad y la rugosidad de la piel de esta zona. Eliminamos grasa, reafirmamos y reducimos celulitis y flacidez. Un trabajo 10 para conseguir unas rodillas perfectas.